Colombia es uno de los países más peligrosos para las defensoras y defensores de derechos humanos. Entre enero de 2008 y diciembre de 2012, por lo menos 1.117 personas fueron agredidas a causa de su trabajo. De ellas, 182 fueron asesinadas y once desaparecidas forzadamente1. En el mismo período, la ENS reportó, 188 sindicalistas muertos y 23 desaparecidos forzadamente2; mientras que la FLIP denunció cuatro periodistas asesinados a causa de su trabajo. Los datos muestran un impresionante incremento de los ataques contra la comunidad defensora de derechos humanos: entre enero de 2008 y diciembre de 2010, el promedio mensual de agresiones se mantuvo alrededor de 14. En 2011 se elevó a casi 20 por mes y en 2012 pasó a 59 cada mes, siendo este último el peor de los últimos cinco años. En total 69 personas perdieron la vida en 2012 a causa de su trabajo en favor de los derechos humanos. Los líderes indígenas, afrodescendientes, comunales y los abogados/as de las personas reclamantes de tierras, son los blancos de ataques más recurrentes.

Comunicado completo en este link: Defensoras Defensores CCEEU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *